Del Potro: “Estoy tranquilo porque sé que el favoritismo está del otro lado”

Delpo le puso análisis a su teoría de que Croacia es banca. “Nosotros dimos la sorpresa en Glasgow y ellos son locales. Tienen una pequeña ventaja”, dijo.Foto: Germán García Adrasti: Delpo le puso análisis a su teoría de que Croacia es banca. “Nosotros dimos la sorpresa en Glasgow y ellos son locales. Tienen una pequeña ventaja”, dijo. Foto: Germán García Adrasti

“Por ahora estoy tranquilo. Seguramente cuando pasen los días me iré poniendo más nervioso. Habrá que ir manejando la ansiedad. Creo que la preparación que haga será la que me dé mayor tranquilidad. Por ahora me enfoco solamente en eso”.

Juan Martín Del Potro terminó la sesión matutina de entrenamientos en el Arena Zagreb junto al sparring Marco Trungelitti. Ya se duchó, almorzó y ahora se sienta a conversar unos minutos con Clarín frente al vestuario argentino. Nadie diría que ese hombre está a días de iniciar una aventura fantástica, una más en este año de locos en su año tan singular desde lo deportivo y lo emocional. Una aventura que podría desembocar en un hito gigantesco para el deporte argentino.

-¿Tenés conciencia de lo que se juegan? ¿La tiene el equipo?

-Yo sé que hay expectativa y que la gente está pendiente de lo que vaya a pasar este fin de semana. Pero en lo personal vengo de vivir experiencias increíbles. Me tocó un año atípico, con emociones muy lindas a lo largo de los últimos meses. Lo de Río de Janeiro (NdeR: en los Juegos Olímpicos), por ejemplo, que ha sido una de las mejores semanas de mi vida desde lo emocional y desde lo tenístico. Creo que después de saber de dónde vengo y lo cerca que estuve de dejar de jugar, todo lo que venga será lindo y positivo. Lo tomo de esa manera.

-Ya dijiste que los croatas son favoritos. ¿Cuánto?

-Cualquiera de los dos que llegamos hasta acá merece estar en la final. Ellos han hecho mucho venciendo a Francia en las semifinales. Son locales y son favoritos. Nosotros sorprendimos en Glasgow y tenemos lo nuestro. Así que va a ser una linda final. Pareja, pero sí, creo que ellos tienen una pequeña ventaja.

-Argentina llega con cuatro finales perdidas y vos estuviste en dos de ellas. ¿Es imposible no pensar en una revancha?

-No lo vivo así. Después de todo lo que pasé, no puedo pedir más. Obviamente es difícil llegar a cada final. A todas. A las del circuito y también a las de la Davis. Las finales quedan en la memoria de uno cuando ganás, pero también cuando perdés. Me tocó jugar una sola final del US Open y por suerte la pude ganar. No me la olvido más. Jugué una sola final del Masters en mi vida y la perdí, y también me queda grabada. Lo mismo me pasa con las dos Davis. Ni más ni menos. Son experiencias únicas. Muy pocos jugadores tienen la chance de vivirlas.

-¿Sentís que ésta es la oportunidad para ganar la Copa Davis?

-Todavía no. Porque lo que veo es que tenemos un equipo nuevo. Ninguno de mis compañeros jugó las anteriores. Hubo un recambio y ninguno de nosotros -ninguno- tenemos mejor ranking que los croatas. Ni en singles ni en dobles. Son muchas cosas nuevas. Y el recorrido para llegar hasta aquí fue diferente para los dos equipos. Cada victoria nuestra fue una sorpresa. Los favoritos son ellos. Por eso estoy tranquilo, porque sé que el favoritismo está del otro lado.

-Les ganaste este año a los cuatro mejores del circuito y hoy el mejor es Murray, al que venciste en su casa. Djokovic no parece el mismo. Federer y Nadal se están yendo de a poco. ¿Se te ocurrió pensar que todavía podés ser el número uno del mundo?

-Y… Es algo que muy pocos consiguen. El ranking hubiera sido muy injusto con Murray si no era el uno alguna vez. En otra era pudo ser de los mejores número uno de la historia del tenis. Y a mí me toca ser contemporáneo de estos monstruos. Fui número cinco (NdeR: también fue número cuatro en 2010) y tal vez en otra época hubiera tenido mejor ranking. Hay tipos como (David) Ferrer que lograron cosas impresionantes y no han tenido el ranking que merecen. En este momento de mi vida, el ranking no me genera ansiedad. No me preocupa ni me presiona porque sé que hace meses estaba mil y pico y hoy estoy dentro de los 40. Y ojalá siga subiendo. Pero no cambiaría una cifra en el ranking por todas las emociones que vivi este año dentro y fuera de la cancha. Eso es lo mas difícil. Entrar a una cancha en cualquier lugar del mundo y sentirte local. Más alla del ranking, este año me llevé grandes momentos, incluso perdiendo partidos. Sentí el reconocimiento de la gente por haber hecho un gran esfuerzo para volver a jugar al tenis. Lo vivo a diario en todos lados y eso me genera orgullo y me deja muy tranquilo.

-Soñaste siempre con ganar el US Open y lo ganaste. ¿Soñaste con ganar la Davis? ¿Será comparable una sensación con la otra?

-No sé, nunca me tocó (risas). Pero sin dudas es un gran desafío y un gran objetivo para mí y para todo este equipo. Creo que de todos modos ya ganamos en muchísimas cosas, aun sin haber ganado la Davis. A principio de año no muchos confiaban en que este equipo iba a lograr lo que logró. Se consiguieron cosas en lo institucional, en lo dirigencial, en el apoyo para que mañana los más chicos estén donde estamos nosotros hoy. Yo sé que parece extraño que tengamos un cuerpo técnico tan grande, pero es porque estamos todos incluidos en el mismo objetivo. El cuerpo técnico de cada jugador participa del cuerpo técnico de la Davis también. Todo esto genera muchas cosas, no sólo a nivel tenístico sino a nivel global. Y es muy positivo.

Un apretón de manos, un beso, una sonrisa… Fin de la entrevista con el Juan Martín Del Potro versión 2016. El muchachito de la película. El as de espadas para ganar, por fin, la Copa Davis.

© Proporcionado por Clarín

Quienes leyeron esta nota también leyeron: